Sunday, September 24, 2006

poemitas

fuera de todo
parida del dolor
hecha lodo de lluvia
una gaviota muestra de amor
como un tic nervioso
aletea su ultimo estertor
antes de levantarla
me levanto yo primero
y me pregunto
qué causó la caída
nuestra última plática
el mar que se detuvo
como muestra final del final
o todo lo que pasó después
el resultado del instante
perdido entre un parpadeo
y un atisbar a la derecha
donde ya no estabas





antes que nada amor
aun cuando prometí
no volvértelo a escribir





sopla
suavemente sopla
apágame despacio
apártame silente de la sed
que la muerte en corona
ciña suave mi cabeza
y los pájaros no vuelen
de mis hombros





rozando el mar
a cada minuto
y por cada espacio
el viento moja
los goznes de este amor
y le arranca los aromas
de la muerte



no es justo
mirarte llegar y partir
y quedarme apenas
con la brisa
y el olor
y el suspiro
entre las manos

con el tiempo
con el mar
pasa lo mismo





el amor
esa cosa callada
en tus besos
no dijo nunca nada
cuando me quiso
y menos aún
cuando dejó de hacerlo




es ella
lo sé
porque no estoy seguro
igual que aquel día
y aquella sensación
que dijo
no deberías
ella no es





yo sigo haciendo
normalmente
todo lo que hacíamos
por las calles
y en casa sigo cuidando
en el jardín
el pequeño árbol
y su fruto el amor
te sigue esperando




esa vez prometimos
ir juntos a Lisboa
y Lisboa brilla aún
en los mismos ojos
que desde el balcón
bien lejos te ven partir
más lejos que yo de mí
y que Lisboa y yo de ti



(Los Molachos, 30 de Noviembre de 2004)





espero todas las tardes
que el sol se meta
que se adentre en mí




la luna
todo el día
se esconde




cae gota fría
sobre la piel
resbala y cae




tus piernas se abren
hacia el Sur
mis hijos nacen
hacia el Norte

caminan hambrientos
sobre la línea

Tijuana estalla en tres hemisferios


(En un autobús sobre la rumorosa- 2004)




no hay nada
de que preocuparnos
estando ya muertos
el amor
aun en ruinas
sigue siendo eterno




en todas partes
como el viento
el corazón
mientras quede aire
y quien lo lance lejos




la ambigüedad de tu voz
es el filo de mi espada




Soy tan cursi para amarte
que me crecen flores en el sexo




De ti

aunque mínimas
dos palabras
me definen



si tengo sed
si no lloro aunque quiera llorar
si ahora bebo de esta botella
y escucho “Alfonsina y el mar”
y creo que soy ella
y aun no te hablo
y parece que no me importas
no hagas caso
aun si muriera
de un seco golpe mudo
sabrías que siempre
a cualquier hora
y de todas formas
detrás de este silencio
sólo a ti te quise




cuidemos
siempre esta casa
donde todo lo que hicimos
aun vigila que sigamos
haciéndolo todo bien
aun cuando ya no estamos
y no hacemos nada
y la casa no es




da lo mismo
blanco o negro
es igual
dentro que fuera
si abres la puerta
y entras y sales
solo todo el tiempo



de ella ayer
guardo una foto
de aquel amor
púrpura intenso
y de los cuerpos
sólo un cadáver
por cierto
muy parecido
a mí



ansioso te miro
como perder la vista
y tocarte




hubo alguna vez
en esta historia
dos personas
hubo alguna vez
una pasión
alguna vez
caricias
una vez
un gran amor
entre los gritos y los golpes
¿ves hoy alguna cosa?